• thumbnail fronton web
Imprimir

LA URGENCIA DEL CONCURSO PÚBLICO

Una vez más, y ya van unas cuantas en pocas semanas, la administradora única de la Corporación,  Rosa María Mateo, debe pedir disculpas por el titular "Miles de personas defienden a Alsasua frente al agravio de España Ciudadana", publicado en nuestra web de noticias, como ya ha tenido que hacer por su parte el director de EFE, Fernando Garea. 

 

Pero hay más. Llevamos días anunciando el comienzo de la segunda temporada de la serie “La República”. Como parte de esta promoción, el pasado sábado, se incrustó una publimosca en la parte superior derecha de la pantalla (véase la imagen). Todo aparentemente normal, si no fuese porque poner la mosca sobre imágenes de la familia Real es, cuando menos, extraño. Sobre todo en un programa de información institucional como es “Audiencia abierta”, definido como espacio de servicio público sobre la jefatura del Estado, la Corona y la Monarquía parlamentaria, donde cada semana se informa sobre las actividades y competencias del Jefe del Estado.

En USO nos preguntamos ¿Por qué no se quitan las moscas en este tipo de programas, como se hace con los informativos? ¿Quién lo controla? ¿Quién es el responsable?

 

Todo ello se suma a la larga lista de desatinos de un mandato plenipotenciario donde se coloca a todos los trabajadores y a nuestra empresa en el punto de mira de la ciudadanía, que ve asombrada cada día como una RTVE que debería ser plural, independiente y profesional, es un desastre organizativo, de gestión y con absoluta falta de responsabilidad hacia la sociedad que nos paga.

 

Se puede entender que no se sienta afectada por las acusaciones de "purga". Cuando se asume una responsabilidad se está asistido por el derecho de afrontarla con el equipo que se considere oportuno.   

 

Pero lo que si resulta dudosa es su independencia cuando los componentes de su equipo se caracterizan por pertenecer a una determinada corriente ideológica. Difícilmente puede evitar la etiqueta de "sectaria" cuando relega a funciones irrelevantes, o de segundo orden, al personal fijo de RTVE sin tener en consideración su carrera profesional y experiencia acumulada a lo largo de muchos años (como usted) en la Casa.

 

Y peor aún es que desacredite públicamente, al calificarla de "teatrillo", a la Comisión de Control Parlamentario de la CRTVE, órgano legal del sistema democrático para esa función. 

 

Esta empresa es tan compleja por el dimensionamiento y por la multitud de variables técnicas, humanas, económicas y legislativas que es imposible que una persona sola pueda dirigir CRTVE con garantías. Por eso, es imperativo un:

 

NUEVO CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN ¡¡YA!!

 

La conclusión es que es URGENTE que salga adelante el Concurso Público para la elección del nuevo Consejo de Administración y Presidencia. 

 

El nuevo equipo debe reconducir la situación desmarcándose de lo que ahora está avalando la Administradora Única ya que crea malestar incluso entre los que apoyaron su nombramiento. Por los pasillos de las sedes de la CRTVE resuenan sin cesar (en voz baja y solo ante personas de confianza) comentarios como: "Así no...", "No era esto lo que queríamos, ni por lo que luchamos"  o “¿para esto nos vestimos de negro?” 

 

Cunde el desánimo generalizado y eso no es bueno en una plantilla agotada, desmoralizada, desmotivada y harta del "quítate tú que me pongo yo".

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA