• cabecera web torrespana
  • fronton web lazo
Imprimir

EL CAOS SINDICAL SE ADUEÑA DE RTVE

 

USO os ha venido advirtiendo de la tormenta perfecta que se estaba formando en torno al proceso de promociones. Pues bien, ahí está, el proceso entero ha acabado impugnado en los tribunales por CGT con el apoyo de CCOO.

A esta demanda se ha opuesto, en un claro apoyo a la Dirección de RTVE, el bloque UGT/SI. USO, tras mucha deliberación y sopesando muchos factores, nos hemos abstenido de posicionarnos porque todos tienen una parte de razón y, al mismo tiempo, todos mienten.

Os lo vamos a explicar para que entendáis como los sindicatos mayoritarios juegan con el futuro de RTVE en función de sus intereses particulares.

CONSPIRACIONES Y JUEGO GEOPOLÍTICO

En USO lo único que nos preocupa es la sostenibilidad de RTVE y garantizar que prestamos ese servicio público que desde la Constitución la sociedad española nos tiene encomendado y que es nuestra única razón de existir. Y por supuesto, parte de fundamental para la sostenibilidad de esta empresa son sus trabajadores, vosotros.

Al final resulta que, con esta demanda, CGT y CCOO han dejado patente que no están a lo que tienen que estar y que son unos bomberos chapuceros e incompetentes que acaban acudiendo tarde al incendio.

Evidentemente, desde USO defendemos el legítimo derecho que tienen ambos sindicatos de acudir a los tribunales buscando justicia si consideran que se ha conculcado algún derecho fundamental de los trabajadores.

Lo que nos parece esperpéntico es que lo hagan año y medio después de la convocatoria de las bases de un proceso en el que tan activamente han participado. ¿Quiere eso decir que los desdichados a los que asignaron la tarea de controlar no se enteraban de que lo estaban haciendo mal? ¿Se olvidaron de lo que de verdad importa y de su obligación para con sus afiliados y compañeros en general, porque estaban muy ocupados en auditar al segundo los contenidos ideológicos de nuestros informativos pensando que el destino de este país se decide en si salen en pantalla un segundo más o menos los partidos políticos PSOE, Podemos, PP o Vox?

Sea como fuere, tanto CGT como CCOO han reaccionado tarde, muy tarde, y eso puede afectar al futuro y destino de miles (no exageramos) de trabajadores compañeros de RTVE y de los que están fuera y sueñan con conseguir un puesto de trabajo en esta empresa.

No es de recibo dejar que un proceso de promoción tan esperado como deseado durante tanto tiempo y del que depende el equilibrio de toda nuestra plantilla, haya zarpado para intentar torpedearlo y hundirlo. Sobre todo si el que lanza el torpedo forma parte de la tripulación y entre los pasajeros están sus propios afiliados y los compañeros con los que trabajan codo con codo desde hace décadas.

Como en una telaraña, han caído UGT/SI al ponerse de parte de la empresa siendo plenamente conscientes de que las cláusulas impugnadas eran, de salida, demasiado ambiguas, abstractas e inespecíficas como para haber acabado provocado esta situación. Apoyan a una Dirección sin acción, sin gestión, sin criterio, que deja la nave al pairo y se deja llevar por la vía de los hechos y el avance del tiempo.

Se podrá estar de acuerdo, o no... Pero lo que ningún sindicato con auténtico ADN de clase trabajadora puede hacer es oponerse abiertamente a los representantes de los trabajadores que acuden a los tribunales en defensa de la posible agresión a un derecho. Les puede tanto su afán de ayudar y colaborar (qui pro quo) a su Dirección que, en lugar de sopesar las consecuencias y adoptar posiciones de cautela, extremando las consideraciones, se ponen de parte de la empresa ante el juez. ¿Nos hemos vuelto todos locos?

Y mientras tanto la audiencia sigue hundiéndose como reflejo del deterioro de nuestra imagen corporativa y del escaso interés que despertamos en la sociedad a la que supuestamente servimos.

ASOMANDO LA PATITA POR DEBAJO DE LA PUERTA

Increíble que algunos defiendan, por afinidad ideológica de sus contenidos, que sigan en antena programas que llevan a la ruina el share en horas de prime time, porque esos programas de sus amigos ni siquiera alcanzan la media de la cadena. Y no suman, si no que restan audiencias diarias a la cadena. Es más, el programa de la lotería tiene más audiencia. Este presidente y el anterior (doña Mateo y su equipo no cuenta, solo fueron un lapso indeseable demasiado largo en RTVE) han recalcado que, aunque no haya que pelear por las audiencias, un servicio público sin público no tiene sentido (por cierto, en marzo hemos vuelto a batir record de menor audiencia histórica, vamos tomando nota).

Eso sí que son sesgos. Eso sí que son diferentes varas de medir. Eso sí que es ver la paja en el ojo ajeno. Eso sí que es predicar y luego hacer lo contrario. Eso sí que es asomar la patita por debajo de la puerta.

Podríamos seguir hasta el infinito, pero lo vamos a dejar aquí para no entrar en un tema más doloroso. El de acabar creyendo que todo esto se ha producido (como algunos dan a entender) por motivaciones tan miserables como que “unos” hayan conseguido colocar “a los suyos” y otros no.

Ese egoísta tira y afloja supone que están jugando con el esfuerzo, la ilusión, las aspiraciones, las condiciones económicas y sociales de los más de 1.500 contratados (suma y sigue) que ya hay en la plantilla de RTVE. Y de paso, con la moral de los que se van jubilando cada vez con más ganas de salir de una empresa que fue el paraíso y la han convertido, por desgracia, en una enorme desilusión.

 

 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the taskJoomla CAPTCHA